Por qué fui tan idiota de tomar esa decisión?

Genética rebelde

Nació como un imperativo de volar, de rebasar estatutos meméticos transmitidos que condicionan la noción existencial del ser, disfrutar, compartir, relacionarse, encontrarse… Que mantiene una dominación abstracta sobre la entidad psicosomática y restringe las posibilidades cuánticas que ofrece la existencia de visionar vidas vividas al mismo tiempo en su potencialidad magnificente.

Una simbiosis existencial que genera repercusiones y hace del existir la magia perenne donde el tiempo es un fenómeno abstracto y vacío que se observa multivectorialmente y acompaña la vida sin ningún miramento presuroso ni finalista. Al contrario, hace gestar en ella un sentir de procesos y de disfrute que genera aquel goce interior llamado alegría.

La vida real se torna un aspecto precario y viciado de la contingencia, ya en ella se cree haber trazado todos los caminos posibles y todos los vectores existentes, sin contar con ello que hay tantas preguntas como narices humanas [no hay certeza… estadística] con respuestas tan diferentes que cuánticamente hacen parte de aquel caos generador del boceto eterno.

Una atmósfera hiper-real que condiciona al individuo humano y lo reduce a su labor (su dimensión parcial) extinguiendo en él su masividad y su alcance profundo; a los cimientos del universo en su aspecto holístico. Nociones como el tiempo, del cual se desprenden radículas que crean una sugestión: la vejez, el miedo, el confort, el dinero, la aceptación social, el final… Se requiere una depuración para esta hiper-realidad! Se requiere también de un sentir individual que se masifique, que tome parte de la filosofía existencial y no solamente de un aspecto semántico y parcial como los tantos usados a diario… [es solo un experimento].

Se requiere del establecimiento dinámico de lo absurdo como paradigma creativo creador de las nociones infinitas del actuar y por ende del errar sin miedo y disfrutar los fenómenos que se pueden derivar de ello… La casualidad de la causalidad casual.

Nos une el hilo rojo y una metafísica de sonrisas y magia que tiene como traducción la simpleza elevada de parpadear y volar en estado afable, denso y corpóreo sin ofuscar nuestra visión caleidoscópica, permitiendo así que la psicodélia sea parte de nuestra razón y haya un lenguaje más allá de símbolos fonéticos.

Paz – Rebelión – Espontaneidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: