San Martín dejame seguir mi viaje

Apenas voy entrando a San Martín de los Andes la primera sensación es bastante extraña y me genera temor. “Será que conseguiré salir de aquí? Será que no termino quedándome?”, me cuestiono a mí mismo. Es inevitable sentir nervios.

Sin dudarlo pensar en San Martín de los Andes es para mí pensar en el lugar donde me gustaría -si lo decidiera algún día- radicarme y establecer una vida en tranquilidad. Estos paisajes me traen loco en los pocos días que llevo aquí, sin duda transmiten una armonía que te equilibra.  Seguir leyendo San Martín dejame seguir mi viaje

Y qué onda Paraguay?

Muchas personas a lo largo de estos meses me han hecho esa pregunta. Al parecer es un lugar que despierta cierto interés o cierto misticismo… Bueno, aquí va mi experiencia por la república guaraní.

En realidad es bastante loco estar en Paraguay. Me sentía como estar en la Colombia de principios de los 90’s. Los autos, los colectivos, la arquitectura y el comportamiento de las personas me transportaron varias veces a revivir como veía el mundo desde mis primeros años de vida.

Ingresando a la república guaraní
Paraguay

Seguir leyendo Y qué onda Paraguay?

Respirando con el Muladhara

Una miel de La Pampa… Una República que no fue… y una casita que quiere a la gente
Tantas cosas… un mate, una bombilla, una celda y un 211

(:

Muladhara es una connotación de raíz, una interpretación inconmensurada de múltiples significados y denotaciones suprainteligibles que nos permiten explayir nuestra consciencia hacia el otro y de repente seamos en el otro. Que el reflejo sea la manutención vital y el sentir visceral sea la conjetura alada del pensamiento -sin raciocinio lógico lineal-

Seguir leyendo Respirando con el Muladhara

Un bosque en lo energético del mar

Viajes y bosques energéticos, palabras que se enriquecen en un porvenir que atrapa a los sueños y los lleva a la tierra del nunca jamas, donde todos somos niños que se inscriben en las paredes de los árboles en donde la propiedad máxima es la inocencia y la espontaneidad es un dios que se esconde en cada caricia, que se repite en todos y nos hace uno, las vibraciones del amor que generan armonía y alegran los caminos, que nos hace grandes en medio de lo pequeño, que nos escribe en cada granito de arena y que nos desenvuelve en la consciencia máxima del cariño y la unión eterna.

Seguir leyendo Un bosque en lo energético del mar