La mochila

El viaje, al igual que la mochila que elijamos y su contenido, son temas subjetivos que varían de acuerdo a los gustos, duración del viaje, tipo de viaje, necesidades, prioridades y finalidades, entre otros.

Debemos ajustar nuestro equipaje en función de las actividades que vamos a realizar durante el viaje, siendo lo más selectivos posible.

En muchas ocasiones el peso final de la mochila sobre nuestra espalda no depende directamente de la sumatoria de los pesos de cada objeto dentro de ella, sino de la forma en que los distribuimos, haciendo así que la percepción del peso sobre nuestra espalda sea mayor o menor, según sea el caso.

Así pues, una manera muy eficaz de “alivianar” nuestra mochila, es comenzar por ubicar los objetos más pesados cerca de nuestro centro de equilibrio (ombligo), es decir parte inferior de la mochila, junto a la espalda.

El primer paso entonces, sería eliminar objetos frívolos e innecesarios, llegando al punto de sacrificar un poco de confort, para hacer de nuestra mochila, un objeto lo más llevadero y cargable posible, evaluando la relación costo-beneficio.

En este punto viajar en grupo juega a nuestro favor, pues así podremos distribuir objetos de uso común como carpa, ollas, comida, utensilios, etc… Dependiendo de las capacidades de cada uno.

Aquí presento dos versiones de mochila, una para aquellos amantes del minimalismo, personas que por motivos filosóficos, físicos o de confortabilidad, optan por una mochila simple y un peso reducido; y otra común para aquellos que optan por una mochila más cargada y completa. Es de tener en cuenta que las dos versiones se tratan de mochilas estándar para un viaje convencional y ninguna de las dos incluye los diferentes objetos que podamos utilizar para generar dinero durante el viaje, tales como artesanías, instrumentos musicales, fotografías, malabares, entre otros.

Mochila minimalista:

Kilos se convierten en streess y condicionamiento para la realización de determinados actos, entonces esta es una manera simple y sustentable del viaje. especial para personas con gran capacidad de adaptación y recursividad.

  • Sleeping bag o bolsa de dormir.
  • Artículos de aseo personal: cepillo de dientes, cortauñas, papel higiénico, bicarbonato de sodio, cuchilla de afeitar, toalla, toallas higiénicas.
  • Ropa (preferiblemente ligera): 3 camisetas, 3 artículos de ropa interior, 1 pantalón, 1 bermuda, 1 par zapatos resistentes, 1 abrigo de preferencia acción térmica, bufanda y guantes (condiciones climáticas demasiado frías).
  • Mapa de viaje.
  • Papel y marcador para realizar carteles indicando nuestro destino.
  • Cuchillo, linterna y encendedor.
  • Agua potable.

Nota: El bicarbonato de sodio sustituye: desodorante, talco para pie, pasta dental y jabón para ropa, ofreciéndonos mejores resultados en materia de efectividad. más allá de quitarnos un peso y espacio considerables en nuestra mochila, es una alternativa bastante amigable con el medio ambiente y nuestra salud.

Decidí no incluir jabón corporal y shampoo, porque considero que, aparte de ser innecesarios, atentan contra nuestra salud y la de los animales. un baño con abundante agua y masajes corporales son suficientes para quedar limpios.

Mochila estándar:

Objetos que para algunos, llevarlos al viaje es un tema innegociable. esta versión contiene todos los objetos mencionados en la versión minimalista y los siguientes.

  • Carpa.
  • Colchonetita térmica.
  • Sandalias.
  • Gorro para protegernos del sol.
  • Un número preferencial de objetos de vestir.
  • Artículos electrónicos.
  • Diario de viaje.
  • Protectores plásticos (para casos de lluvia).
  • Olla, cuchara, cuchillo.

Aparte de estas dos versiones, existen otros accesorios que nos pueden llegar a ser de gran utilidad durante nuestro viaje, tales como: un porta alimentos (o tapper), abrelatas, cepillo para el cabello, perfume corporal, cinta adhesiva, libros, diccionario de lenguas, cargador solar para baterías, filtro de agua, cordones o cuerdas. también asegúrate de qué documentación posiblemente debas llevar (pasaporte, seguro de viajero, certificados de vacunación, reservas, etc…

Si tenés plena seguridad de lo que necesitarás, llévalo. Si considerás que puede llegar a ser útil pero no estás seguro, es mejor que no lo llevés. El hecho que te sobre espacio en la mochila no se traduce en que debas llenarlo con cualquier cosa.

Por último solo queda la manera que elijás para empacar. Recordá siempre poner los objetos más pesados cerca de punto de equilibrio y de ser posible, ubicar en la parte inferior los objetos que no vas a usar en todo el día, llenando los bolsillos laterales de la mochila con los objetos que utilizas con más frecuencia y dejando siempre al alcance fácil cosas como comida, agua, documentos, aparatos electrónicos, etc. Dejá los objetos más pequeños y moldeables para el final, así podrás rellenar esos pequeños huecos que te van quedando y esto te quitará volumen den encima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: