Haciendo dedo en un peaje

Los peajes son un lugar ideal para hacer dedo, en la mayoría de los casos, el más indicado. Aquellos peajes que tienen acostamiento y pocos puntos de cobro, son los mejores. Para aquellos peajes que no cuentan con acostamiento, conviene buscar otro lugar para conseguir un aventón, pues en muchos casos el personal de seguridad del peaje nos pedirá que nos retiremos del lugar “por nuestra seguridad”.

Aquí toma importancia el portar un cartel que indique nuestro destino, o mucho mejor, uno general (ejemplo: “Recorriendo el mundo”, “Desde México x América del sur”, “La vuelta al mundo”, etc…), estos no limitan las posibilidades de la persona que esté dispuesta a ayudarnos.

En países como Argentina o Uruguay, es posible permanecer junto a la barrera que da acceso a los autos una vez efectúan el pago, así la persona nos podrá observar más de cerca y podemos hacerle un guiño para que se motive a llevarnos, por lo general las probabilidades de éxito aumentan en estos lugares.

Los peajes suelen ofrecer baños públicos y en ocasiones café caliente y agua fría. Es recomendable al pasar junto al personal que trabaja en el lugar, sonreir y saludar… Incluso intentar generar una conversación para presentarnos y explicar nuestra situación… De dónde venimos y para dónde vamos, esto siempre será favorable para nosotros.

Nos podemos ubicar a una distancia prudente del peaje como tal, de modo que los autos aún no hayan ganado velocidad pero también nos puedan ver claramente desde los carriles más distantes. Procurá -de ser posible- ubicar un árbol que nos proporcione sombra o una lámpara si estamos en horas de la noche. Una vez posicionados exhibamos el cartel y una buena sonrisa, tratemos con gestos faciales de incentivar a la persona a llevarnos, es decir, tratar de convencerla de que será una buena idea llevarnos, valiéndonos de gestos.

En la mayoría de los casos que se hace dedo en la ruta, lo que más importa (incluso más que nuestro cartel y sonrisa) es el contacto visual que se genera entre nosotros y el conductor por una fracción de segundo. Muchos harán señas indicando su dirección de viaje, es así que debemos hacer lo mismo cuando el auto está justo frente a nosotros, cambiando por 1 segundo el pulgar por una seña indicando hacia dónde vamos… Muchos deciden no llevarnos pero justo al pasar frente a nosotros se arrepienten y paran más adelante, por eso no debemos perder de vista el auto aún si este ya pasó frente a nosotros.

Una vez el auto pare, corramos lo más rápido posible hacia él para hablar con la persona (algunas veces es necesario correr y luego regresar por la mochila). Si nos lleva hasta nuestro destino, buenísimo, sino, preguntemos en dónde nos deja y si donde nos deja estaremos en un buen lugar para hacer dedo de vuelta. La idea no es avanzar solo por avanzar, porque nos pueden dejar en medio de la nada donde nos cueste mucho salir y quedemos peor que antes.

Si estamos en lugares desconocidos, procuremos tener un mapa a la mano en el momento que el auto pare, ya que sin conocimiento y sin herramientas podemos perder aventones que luego nos harán falta.

Una vez en el auto todo es cuestión de empatía y buena onda 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: