Butecos y Bellos Horizontes | São Jorge – Belo Horizonte, diciembre 2013

Luego de confirmar que Gabrielín, un amigo colombiano muy especial estaba viajando hacia Belo Horizonte, decidí agarrar mi mochila y salir a la ruta con destino BH. Salí de São Jorge en compañía de mis amigos franceses que conocí en el Parque Chapada dos Veadeiros, ellos me acompañarían hasta Brasilia, donde me desembarcaron en el terminal de buses en medio de abrazos y buenos deseos. Luego sería solo cuestión de tomar ómnibus sentido Luziânia y bajarme en una estación de combustible que queda en la entrada de la ciudad.

Debido a que era 24 de diciembre y más o menos las 8:00 p.m. la cosa fue un poco difícil, pero a eso de las 11:00 p.m. paró un bus de pasajeros.

Incrédulo me acerqué a él y muy expectante pregunté: “oi amigo, você vai me dar carona?” | (“hola amigo, me vas a dar un aventón?”)… – “sí, vamos.”… yujuuuuuuuuuu!

Así que pasé el momento de la navidad en compañía de este conductor de una empresa de transportes muy reconocida. Como él iba para São Paulo, decidió dejarme en Cristalina, en una estación de comustible enorme y buenísima para quien viaja a dedo. Allí, por la fecha y hora, supe que nadie me levantaría, así que decidí irme a dormir. Como quería lo más temprano posible, decidí dormir dentro de uno de los baños de la estación, ya que era el único lugar donde estaba completamente seguro que alguien me levantaría a las 6 o 7 de la mañana, aparte me ahorraba el tiempo de armar y desarmar la carpa. Efectivamente, 7:00 a.m. y un trabajador de ahí me despierta. Le dí las gracias y quedó sin comprender muy bien lo que ocurría. Fui a comprar algo para desayunar y un hombre que estaba ahí me preguntó para dónde iba, le conté que para BH y respondió que él iba para Uberlândia. “me llevas?”… -bueno, vamos.

Inicialmente yo estaba a unos 600 km de BH y a unos 300 de Uberlândia, pero entre Uberlândia y BH hay unos 550 km, ya que forman una especie de triángulo… Lo bueno era que de Uberlândia hacia BH era mucho más directo y las probabilidades de encontrar un aventón directo eran muy altas. Charlé todo el camino con aquel hombre, me invitó a desayunar (debido a que no alcancé a comprar nada en la estación)… A mitad del camino paró para recoger a sus dos hijos y a eso de las 11:30 a.m. ya estabamos en Uberlânda.

Tomé ómnibus para ir hasta una estación de combustible que está bien alejada de la ciudad, sobre la ruta para BH y allí pasé horas y horas y horas y horas haciendo dedo infructuoso. Cansado y desanimado decidí ir a bañarme para positivisarme y ocupar mi mente en otra cosa por un rato.

Efectivamente se me renovaron las energías y al cabo de unos 40 minutos paró un camión… Eso sí, paró a unos 30 0m de donde yo estaba. Incrédulo pero a toda velocidad me acerco para confirmar si había parado por mí. Sí…. Sí había parado por mí. Me devuelvo de nuevo a toda velocidad por mi mochila y llego casi muerto de nuevo al camión, me faltaba oxígeno pero por fin me iba de aquel lugar.

Josué, el conductor del camión, me dijo que me llevaría hasta Luz, una ciudad unos 200 km antes de BH… Buenísimo. Antes de llegar y ya habiendo hablado hasta de dios, me invitó a cenar… buffet (:

Llegamos de noche a Luz y armé la carpa cerca del camión, donde me indicó Josué. Nos despedimos y nos deseamos buena suerte el uno al otro… ambos a dormir.

8:00 a.m. aproximadamente. Golpean a la carpa… Una voz dice: “Quién está ahí? quién te dio permiso de armar la carpa aquí?”… – “Es que vengo con un camionero, el del camión que está al lado”… – “Salí de ahí muchacho, quiero verte la cara”… Abro todo asustado temiendo que sea la policía (ya que mi visa venció hacía 2 meses :D) y sorpresa me llevo al ver que era Josué… No podía de la risa al ver mi cara, mientras que a mí me volvía el alma al cuerpo. Me dice: “vamos… te llevaré hasta BH”… Yo no lo podía creer… Ya estaba en BH 😀

Desayunamos y arrancamos. A eso de las 12:00 m. Estábamos en Belo Horizonte. Una entrada muy pero muy industrial y al bajarme del camión, unos hermosos y abrazadores 38 grados centígrados me recibieron. Josué siguió su camino sentido Rio de Janeiro y mi amigo llegaría en 36 horas al aeropuerto.

Luego aprovecharíamos para conocer la ciudad y compartimos la despedida de año.

Belo Horizonte

São Jorge – Belo Horizonte | Diciembre de 2013​
Distancia total: 1.230 km

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s